martes, 8 de agosto de 2017

EL CANTO DE LAS SIRENAS VII: SOPHIE TAEUBER, LA CONSTRUCCIÓN DE UN MUNDO INTERIOR

Desde el principio de los tiempos, la historia ha sido escrita, juzgada y criticada por hombres. Así, muchas mujeres científicas, escritoras o artistas entre otras, han quedado recluidas en el anonimato y su obra perdida o desconocida,
Sophie Henriette Gertrude Taeuber fue un artista polifacética, emprendedora, arriesgada para su tiempo, pero tuvo la desdicha de haber nacido mujer. Además de esto, su carácter tímido e introvertido no le ayudó nada para dar a conocer su personalidad creativa en los ambientes artísticos como sí ocurrió con otras artistas femeninas.
Nació en Suiza, en 1889, en el seno de una familia de clase alta. Estudió artes aplicadas en Múnich y Hamburgo y también se formó en danza expresiva, junto a Mary Wigman, con el coreógrafo Rudolf Laban, destacando por su expresividad y extravagancia en sus movimientos.


 La danza formará parte de su vida y de sus obras y con ésta creará un mundo mejor azotado por entonces con la Guerra Mundial. En 1915 conoció al artista Hans Arp y es éste el que le introduce en la vida bohemia de los artistas. Juntos trabajan en distintos proyectos y se unen a las reuniones del grupo dadá.

Se casa con Arp en 1922 y se trasladan a París cinco años después. De la relación con diferentes artistas como Sonia Delaunay surge la colonia de artistas en Grasse que seguirá activa hasta 1944 y formó parte del grupo Cercle et carré et Abstraction-Creation.




Las obras de Sophie adquieren un carácter constructivista muy interesante. Investigaba y experimentaba con formas geométricas y sin embargo se decía de ella  que copiaba a los grandes artistas de la época. Creadora incansable y prolífica podía diseñar la decoración de un café o cantar y bailar en el mítico café Voltaire. Sus obras en tapiz se convertían en arte. Constructivismo y dadaísmo. El movimiento de sus marionetas armónicamente geométricas, multiarticuladas con las que producía efectos visuales combinaban arte y artesanía, figurativismo y abstracción.

    
Todo en su obra tenía cabida.


Pero su vida pasó solapada por su marido, Hans Arp. 
    Una sombra tras el artista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime lo que quieras... write me all you want...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...